Mateo 11:28

Tiempo de relajación

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”

Devocional

Los tiempos que corren no son más que ruedas interminables de deberes y compromisos asumidos. Debemos estar en un lugar y en otro en pocas horas, a veces también tenemos que organizarnos para hacerlo en simultáneo. Reuniones y tareas, coordinar nuestras agendas para que todo funcione como tendría que hacerlo. Sucesos no planificados, accidentes o enfermedades pueden llegar a nuestras vidas para indicarnos que es momento de hacer una pausa o tomar distancia de determinadas situaciones o incluso, de ciertas personas.


Cuando estamos tan inmersos en nuestras propias cuestiones podemos no tomar dimensión certera de aquello que realmente está sucediendo a nuestro alrededor. Quizás, otros se están comportando de manera inadecuada con nosotros mismos o tal vez somos nosotros los que lo estamos haciendo. Perder la perspectiva sobre el propio accionar es muy fácil cuando no estamos en consonancia con Nuestro Padre Celestial. Él con su sabiduría, nos mostrará el camino para volver a lo importante, para regresar a la fe y vivir en ella. Disponernos a la relajación unos minutos, a la reflexión profunda sobre lo que nos ocurre y cómo nos estamos conduciendo en la vida, eso nos dará claridad sobre cualquier asunto que nos resulte una pesada carga.

LEE LOS DEVOCIONALES ANTERIORES